IMG_4980

Nota: “un calabrés en Churra”

 

Quería recordar junto a vosotros un reportaje que me hicieron hace un par de años en para La Verdad.
Un calabrés en Churra – El restaurante La Mariposa aúna platos sencillos de la cocina italiana con productos traídos del país mediterráneo”

… Las generosas raciones del restaurante italiano La Mariposa, situado en la pedanía murciana de Churra, permiten que un comensal medio comparta algunos de los platos del local y termine saciado.

Otra cosa es que quieras probar media carta para ver si Francisco D’Amico, el cocinero calabrés del restaurante, tiene o no tiene madera de cocinero tras esa pasión por la cocina y por el producto italiano. «No lo hago por el arte, ni lo hago como profesión, sino por puro amor a la cocina», me dice con un cerrado acento italiano antes de tomarme personalmente nota de mi comanda.

Una salsa a base de mahonesa, especias y un poco de ajo amortigua el impacto de la primera caña. En plena temporada de trufa y estando en un italiano es difícil resistirse a una focaccia -pan de ajo- con aceite y especias y una buena cantidad de trufa negra rallada. El sabor gaseoso del hongo embriaga mi alma y mi respiración retronasal. Por solo tres euros, este sencillo ‘antipasto’ puede que sea uno de los aperitivos con mejor calidad precio de los que he comido últimamente.

Aunque el segundo entrante que el cocinero me ofrece lleva otra buena ración de trufa fresca, al pedir unos raviolis de boletus con salsa d”el propio hongo -un plato contundente-, el chef me sugiere probar unos embutidos italianos más suaves y hacer hueco para la pasta rellena. Acepto sin rechistar.

El plato porta una deliciosa mortadela romana -con pimienta-, panceta, salchichón, lomo, jamón ahumado y tres tipos de queso coronados con una mermelada  de tomate. Aunque primos hermanos de los productos de nuestra tierra, el carácter italiano se nota en cada bocado. Interesante mezclar un producto tan denostado como la mortadela con la trufa que reservo en las últimas porciones de mi focaccia.

Las pizzas son  exquisitas. Reconozco que no miro las que hay, porque como las  hacen al momento, pido los ingredientes que quiero que lleve directamente y terminamos más rápido. Mozzarella, tomate, pepperoni, cebolla, guindilla y huevo completan mi pizza favorita. Crujiente, de masa fina y arreglada con un buen producto, el clásico italiano es del todo recomendable…

28.02.14 – 00:43 –

Seguir leyendo el texto completo en La Verdad…